Jugando al Poker online como auténticos jugadores profesionales

Estrategia en el Turn

Para la mayoría de jugadores que están iniciándose en el poker online, el turn es sin duda la parte más confusa de cada mano. El turn se encuentra a medio camino entre el pre-flop y el showdown final, en un momento dónde no es posible conocer si nuestros rivales quizás hayan logrado formar su mano final, o si simplemente están agarrándose desesperadamente al river para lograr ligar sus out con éxito. Es por esto que resulta difícil ver una apuesta agresiva en esta fase del juego.

Si tenemos la suerte de haber formado una mano decente una vez llegados al turn, debemos pensar en el juego como una transacción. Nosotros somos dueños de un servicio, que es la posibilidad de ver la siguiente carta de la mesa. Nuestro rival, que consideramos poseedor de una mano inferior, debe pagar por ese servicio. Cuando vamos liderando la contienda, es necesario apostar de forma agresiva para que los demás sepan que tenemos una buena mano y nos traten con el máximo respeto.

Con suerte, una apuesta agresiva en este momento decisivo hará que algunos jugadores se marchen de la mesa, reduciendo en buena medida nuestra competencia. Sin embargo, debemos tantear el terreno con cuidado, especialmente si entre las cartas que han aparecido en el flop se encuentra una carta alta. Dependiendo de las acciones que nuestro rival ha llevado a cabo en las manos anteriores, debemos decidir si su decisión para ir con nuestra apuesta en el turn es real, y cree contar con cartas mejores que las nuestras. De ahí la importancia de retirarse a tiempo cuando nuestras manos iniciales no son suficientemente buenas.

Con suerte, formaremos nuestra mano ideal para el river, pero si no lo hemos conseguido, deberemos baremar la calidad de nuestras cartas iniciales junto con las que ya se han puesto sobre la mesa y, en el caso de no verlo claro o de que la apuesta haya subido más de lo que nos podemos permitirnos, emprender la retirada a tiempo. Siempre es preferible la retirada a la pérdida innecesaria, aun cuando ya hemos apostado parte de nuestro dinero en una mano que parece ser infructuosa.

Si somos jugadores tight y jugamos pocas manos, quizás sea mala idea pagar por el turn para comprobar si nuestra mano deseada da resultados. Si desde el flop hemos observado que las cartas comunitarias están muy lejos de formar una buena mano junto a nuestras cartas iniciales, es preferible retirarse a perder más dinero. Avanzar hacia el turn en este caso puede afectar de forma negativa a nuestras emociones y dejar nuestro bankroll en manos del azar.