Jugando al Poker online como auténticos jugadores profesionales

Estrategia en el River

Los jugadores de poker más conservadores llegan en muy pocas ocasiones al river, pero cuando lo hacen, arriesgan una gran cantidad de fichas sobre la mesa. Y es que el river es una fase decisiva del juego dónde puede pasar de todo, y sin duda el momento más emocionante de cualquier partida de poker. En el river, sólo sobrevive la mejor mano. Es el escenario donde nuestras manos triunfan o nuestros faroles son descubiertos y, por lo tanto, es probablemente la parte del poker sobre la que más palabras se han escrito.

El fallo más común que los jugadores principiantes realizan en el river es no retirarse nunca. Muchos jugadores siguen una regla de oro que es errónea desde la base: si pasan del flop, es necesario llegar hasta el final para intentar rentabilizar la apuesta inicial y no perder el dinero arriesgado de forma banal. Al contrario de lo que nuestra intuición nos pueda decir, lo verdaderamente banal es llegar hasta el final de una mano mediocre y perder el máximo de fichas que estamos dispuestos a perder, e incluso más. Si emprendemos la retirada a tiempo, habremos salvado los muebles. Esta regla se aplica especialmente si nos encontramos en una partida sin límite de apuesta, y es totalmente imprescindible cuando nos encontramos en posesión de un stack corto.

Los jugadores profesionales saben encauzar cada fase del juego para atraer y posteriormente engañar a los jugadores más inexpertos. Si creemos haber detectado al jugador más inocente y crédulo de la mesa, podemos esperar a tener una mano inicial decente y comenzar la estrategia yendo al pre-flop y pasando en el flop, para finalmente realizar una apuesta moderada en el turn si contamos con posibilidades de formar una buena mano. Tras esta apuesta es probable que los jugadores más conservadores de la mesa se retiren, pero los jugadores loose continuarán en la mano por la simple ambición de convertir sus apuestas en juego rentable de forma inmediata.

Una vez se ha logrado enjaular y aislar a nuestro jugador o jugadores víctima, realizaremos una apuesta alta en el river. Los jugadores más emotivos se verán en un callejón sin salida e irán a la apuesta, mientras que los más conservadores podrán darse cuenta de su error y emprender la retirada a tiempo. De esta forma, podremos echar de la mesa a unos jugadores y encarrilar a otros para desplumar su stack. Esta estrategia agresiva sólo es recomendable cuando contamos con una buena mano, a menos que tengamos la valentía suficiente como para colar un farol de alto riesgo. Si la mano es buena pero no de altísimo valor, estaremos colando un semi-farol. La decisión, por supuesto, siempre depende de nuestro conocimiento de la estadística y de la lectura psicológica del resto de jugadores que seamos capaces de realizar.