Jugando al Poker online como auténticos jugadores profesionales

Haciendo All-in

A todos nos ha pasado alguna vez. Hemos comenzado una mano de poker con cartas de valor medio o alto, y hemos decidido ir al flop al ritmo de las ciegas. Tras el flop, hemos observado que las cartas no eran demasiado buenas, pero hemos seguido adelante con la esperanza de que las dos cartas restantes nos ayudasen a alcanzar la mano deseada. Sin embargo, en el proceso, hemos ido a apuestas demasiado grandes, y nuestro rival principal en el river ha decidido apostarlo todo ante la seguridad de que cuenta con la mejor mano…o ante la perspectiva de colar un farol gigantesco. En un abrir y cerrar de ojos, lo hemos perdido todo y estamos fuera de la partida.

Es tan sólo la historia de muchos jugadores novatos de poker, y en lugar de aprender de ello, deciden ser aún más agresivos con manos mediocres y colar grandes faroles mediante la realización de all-in en las últimas fases de la mano. Nuestra respuesta es clara: el all-in no debe realizarse más que en situaciones concretas y extremadamente extrañas. Ha habido ocasiones en la historia de los torneos de poker internacionales donde un jugador ha colado un farol increíble realizando un all-in en el river ante una mano de calidad muy superior, pero estas hazañas tan sólo pueden quedar en el recuerdo cuando nos encontramos jugando una partida de poker como jugadores aficionados…e incluso como profesionales.

Además de las situaciones extremadamente raras, como cuando contamos con una escalera real, hacer un all-in es fruto de una lectura minuciosa de las condiciones psicológicas de la mesa. Es casi imposible colar un all-in mintiendo a un jugador semi-loose, y aún más difícil a un jugador tight. Hacer un all-in puede ser arriesgado incluso contando con una escalera de color, por muy inverosímil que nos parezca contar con una.

Es probable que, si nos estamos iniciando en el poker con dinero ficticio, hayamos visto ya a algún jugador yendo con todo incluso en la fase inicial de una mano. Esto se debe, en primer lugar, a que los jugadores no tienen nada que arriesgar en una partida sin dinero de verdad. En un juego gratuito, la mayor penalización que podemos obtener es que la partida termine para nosotros, e incluso así tendremos la opción de reentrar con más fichas ficticias. En segundo lugar, esta actitud es fruto de la creencia de que el poker se basa en el azar. Una vez demos el salto al escenario real del poker online, es decir, las partidas con fichas reales, comprobaremos que la aparición de un all-in es totalmente infrecuente, y que es mejor reservar los movimientos heroicos para las películas de Hollywood.